English Spanish
Inicio ¿Qué es OMT? Técnicas básicas
¿Qué es la OMT?

Técnicas

Una de las características básicas de la Fisioterapia Manual Ortopédica (OMT) es la combinación de múltiples técnicas de tratamiento, incluso en una misma sesión con el paciente. De hecho, el método se creó, ha evolucionado y continúa haciéndolo a través de la incorporación de nuevas técnicas de valoración y tratamiento que sirvan para hacer de este sistema el más completo posible, de forma que permita al fisioterapeuta tratar cualquier disfunción neuro-músculo-esquelética que esté a su alcance.

Así, muchas de las técnicas y conceptos que forman parte de la OMT se han diseñado a partir de las técnicas de otros métodos de terapia manual, o se han incorporado de éstos con las modificaciones que se han creido oportunas.

La Fisioterapia Manual Ortopédica (OMT) incluye técnicas para el alivio de los síntomas, técnicas de movilización articular, técnicas de movilización de tejidos blandos y de tejido neural, técnicas de ejercicio especializado, de autoentrenamiento, etc. Entre todas estas técnicas, podemos destacar las siguientes, por ser quizás las más características.

 

Movilización articular:

La movilización articular como método para la evaluación y el tratamiento de las disfunciones articulares es una parte fundamental de la OMT.

El objetivo de la movilización articular es restaurar el juego articular, para normalizar los componentes de rodamiento y deslizamiento presentes en toda articulación, y que son esenciales para el movimiento activo normal e indoloro.

Para ello, la OMT utiliza los movimientos translatorios del juego articular, es decir, las tracciones, los deslizamientos (acompañados de tracción) y las compresiones (generalmente para la provocación de síntomas), respecto al llamado plano de tratamiento de la articulación. A través de la sensación terminal y de la cantidad de movimiento que se consigue palpar con la tracción y los deslizamientos se puede evaluar la lesión del paciente, y tratarla en consecuencia, movilizando la articulación en la dirección correcta y utilizando diferentes grados de movimiento, según el objetivo del tratamiento.

Para conocer el sentido correcto en que se deben realizar los deslizamientos para la evaluación y el tratamiento, Kaltenborn estableció la Regla cóncavo-convexa, que permite deducir fácilmente en qué sentido existe la limitación y, por tanto, en qué sentido debe realizarse el tratamiento.

Además, este método considera, previamente a la aplicación de cualquier técnica, el posicionamiento tridimesional de la articulación. Jugar con la posición de partida de la articulación hace nuestro tratamiento más efectivo, dependiendo del objetivo de la movilización.

Todos estos aspectos hacen de la movilización articular un método de tratamiento sencillo, seguro y efectivo, si está indicado y es aplicado correctamente.

 

Manipulación:

Podemos considerar la manipulación como una forma avanzada de movilización articular, pues comparte los mismos principios biomecánicos establecidos para ésta. Así, en OMT, la manipulación consiste en un movimiento lineal translatorio (tracción o deslizamiento) que se realiza en la posición de reposo de la articulación, mediante un impulso (thrust) de alta velocidad, corta amplitud y baja fuerza. Estas técnicas de thrust lineal translatorio son técnicamente más difíciles de ejecutar, pero igual de efectivas y mucho más seguras que los thrust rotatorios que se han practicado tradicionalmente.

Las manipulaciones se ejecutan con el fin de lograr la separación de las superficies articulares y restaurar el componente de deslizamiento en articulaciones que, pese a presentar una sensación terminal adecuada, se muestran hipomóviles en la exploración. Se trata de una técnica muy efectiva si se realiza correctamente y si está indicada, pero también conlleva un riesgo de lesión severa en el caso contrario.

Por el riesgo de lesión que puede provocar, y por el grado de destreza que requiere para su ejecución, la educación en la manipulación, sobre todo a nivel vertebral, dentro de la OMT se reserva para aquellos terapeutas que han demostrado su experiencia en la movilización articular. Sin embargo, existen una serie de manipulaciones básicas, de bajo riesgo pero igualmente efectivas, que pueden ser enseñadas incluso en la formación de pregrado en fisioterapia, y que Kaltenborn ha recopilado recientemente en el libro  Fisioterapia Manual: Manipulación-Tracción de las Extremidades y la Columna.

 

Estiramientos y autoestiramientos:

Los estiramientos y autoestiramientos son técnicas de movilización de los tejidos blandos integradas dentro de la mayoría de los tratamientos fisioterapéuticos. Sin embargo, es frecuente observar que estos estiramientos no se realizan de forma correcta, perdiendo su efectividad e incluso provocando, en el peor de los casos, lesiones a otros niveles (por ejemplo, hipermovilidades en segmentos vertebrales).

Por ello, Evjenth creó una nueva metodología de estiramientos, basada en el cuidado y la ergonomía de paciente y fisioterapeuta. Un método de estiramiento que incorpora técnicas de Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (PNF) para facilitar el alargamiento del músculo, y que hace uso del equipamiento fisioterapéutico, como las cinchas de fijación, para permitir el estiramiento analítico de cada músculo de manera adaptada al proceso patológico del paciente.

 

Masaje funcional:

El masaje funcional es una técnica fisioterapéutica, introducida por Evjenth dentro de la Fisioterapia Manual Ortopédica (OMT), que combina la movilización pasiva de las articulaciones y de la musculatura funcionalmente relacionada con éstas. Es una técnica de masaje que asocia simultáneamente la compresión muscular con el estiramiento del músculo que provoca la movilización articular.

Por tanto, esta técnica integra tanto los beneficios del masaje como los de la movilización articular pasiva, por lo que se convierte en una herramienta muy útil tanto para el tratamiento del tejido contráctil y no contráctil como para la valoración de la movilidad analítica de estas estructuras.

 

Ejercicio terapéutico especializado:

Una parte importante del tratamiento en OMT consiste en una terapia basada en ejercicios de entrenamiento especializado. Bajo la supervisión del fisioterapeuta, el paciente sigue un programa de ejercicios terapéuticos, de manera que participa de forma activa en su proceso de recuperación. Ejercicios dentro de los límites de su lesión, que permitirán al paciente entrenar a nivel articular y neuromuscular como si de un deportista de élite se tratase, mejorando su fuerza, coordinación y función en general, facilitando su vuelta a la vida diaria y previniendo la aparición de nuevas lesiones.